Búsqueda avanzada

TIENE EN SU CESTA DE LA COMPRA

0 artículos

en total 0,00 €

UNAMUNO Y BÉJAR
Título:
UNAMUNO Y BÉJAR. EXPOSICIÓN: CONVENTO DE SAN FRANCISCO, BÉJAR, 16 DE ABRIL DE 2020
Subtítulo:
Autor:
SÁNCHEZ PASO, JOSÉ A.; MARTÍN VÁZQUEZ, MARÍA ELENA; HERNÁNDEZ DÍAZ, JOSÉ MARÍA
Editorial:
UNIVERSIDAD DE SALAMANCA
Año de edición:
2019
ISBN:
978-84-1311-237-4
Páginas:
80
Encuadernación:
Rústica
disponibilidad:
NO DISPONIBLE PREGUNTAR POR EMAIL TIEMPO
Colección:
< Genérica >

Sinopsis

Hacia el año 1900, cuando Miguel de Unamuno comenzó a visitar la comarca de Béjar, era un joven catedrático de Griego de la Universidad de Salamanca que había nacido en Bilbao (1864) y sacado la plaza de profesor unos pocos años antes. En ese año fue nombrado rector por primera vez ?lo sería otras dos más?, lo que hizo que por motivos profesionales incrementara sus visitas, además de las privadas, que no cesaron hasta el final de su vida.
Ya era para entonces un personaje público preocupado por todo lo político, lo social, lo educativo y lo literario, que escribía de forma habitual en los periódicos y revistas del momento y comenzaba a tener una obra literaria, cuya voz era reconocida y respetada en Salamanca, en la provincia y en España. Todo ello iría a más en los treinta y seis años siguientes, hasta convertirlo en el primer intelectual español, cuya vigencia sigue viva hoy como ninguna otra de los integrantes de la Generación del 98 de la que formó parte.
Béjar era en aquellos años una pujante ciudad industrial de 10.000 habitantes, con un fuerte movimiento obrero y una alta conflictividad laboral, una burguesía textil en plena expansión y una elite intelectual liberal y progresista que introdujo los mejores avances en educación, sanidad, reglamentación urbana y cultura; una ciudad, en definitiva, que venía siendo desde la Revolución de 1868 un foco de atención constante en la política y la sociedad nacional.
Gozaba ya de estación de ferrocarril, vital para las comunicaciones y el transporte, y una fuerte implantación de sociedades laborales, recreativas, culturales, educativas y políticas, donde las fuerzas republicanas y socialistas dominaron la escena en aquellas tres primeras décadas del siglo.
Unamuno empatizó rápidamente con ese escenario social y, sobre todo, con la atrayente naturaleza de sus montañas y pueblos, lo que le llevó a fraguar sólidas amistades y relaciones personales tanto en Béjar como en los pueblos de la comarca, hasta el punto de que se convirtió en uno de sus lugares predilectos para el descanso vacacional y eje de partida y regreso de múltiples excursiones hacia zonas colindantes.
Sin duda alguna, no ha habido ningún otro escritor ni personaje público de alcance nacional que haya tenido una relación tan estrecha y dilatada con la ciudad y la comarca en toda su Historia como la que tuvo Miguel de Unamuno.